Carnero de crochet, ¡Está gigante!

Hace algún tiempo decidí hacer un carnerito hermoso de crochet para mi bebé, adquirí el patrón de este animalito y procedí a comprar los insumos para hacerlo. La verdad solo me fijé en lo suave del estambre, y no me fijé en el tamaño… fue un error de principiante, pero no pudo haber sido mejor.

El patrón

El patrón es muy fácil de entender y fue creado por @_varezhka_handmade, puedes encontrar todos sus artículos en su tienda de Etsy (FavoritePlushToys). Su estructura es muy sencilla y se me hizo un buen concepto para guardar tu pijama.

El material

Te sugiere usar un tipo específico de estambre y menciona las marcas, sin embargo al estar en México tuve que buscar otras opciones. elegí Bernat Blanket, que se utiliza para hacer cobijas, por lo tanto es muy grueso pero realmente suave. Si quisieras hacerlo del mismo tamaño que te sugiere el patrón, te recomiendo que elijas un estambre de tamaño medio, para usar con gancho de 5 mm o 5.5 mm. Aparte de éste, utilicé Bernat Alize Blanket-EZ para el suéter (que no era sueter) y relleno para almohada. Todos los materiales los pedí en Amazon México, a excepción del relleno que ya tenía.

Mi experiencia

Yo lo considero uno de los proyectos de crochet más rápidos que he hecho, sin embargo podría no notarse mucho porque me tomé un descanso de un año aproximadamente. Fue el periodo en el que cosí 24 pañales de tela, más los primeros meses de vida de mi bebé.

Empecé con el gancho sugerido, pero tuve que volver a empezar porque la cabeza se empezó a hacer cónica, cambié a uno más grande y me pasó lo mismo. En el tercer intento ya utilicé el gancho sugerido por el estambre que es de 8 mm y ya me quedó redondito… ¡pero gigante!. Por la misma razón el suéter lo tuve que hacer más grande.

Que por cierto, ¡no era un suéter!. Yo, toda feliz, lo compré color mentita pensando en lo hermoso que se vería luciendo una prenda de invierno de ese color. Hasta después de mucho tiempo me di cuenta que era su cuerpo, su pelaje o su lana…

El resultado

Para ser completamente honesta, aunque no haya seguido el patrón al pie de la letra, cambiando tipo de estambre, gancho, ajustando el tamaño del «suéter», y usando ese menta en lugar de más rosa… No pude haber amado más a este carnerito, y no lo usaré para guardar la pijama porque ¡le cabe una almohada!. Y su cabeza es como del tamaño de la mía y eso lo hace super abrazable y cómodo. Es un muñecote y no me arrepiento de nada, al contrario… creo que es más especial y adorado así, a que si lo hubiera hecho pequeño.